El Arte de Hacer Cerveza en Casa

2013-01-26 13.39.23

Por Antonio González Ruiz

No hay nada más rico que una cerveza fría en un día caluroso en una piscina, playa, río, o lago.  Pero, ¿De donde viene la cerveza? ¿Cómo se hace? ¿Qué se necesita para hacerla en casa?

Se considera a Osiris, dios egipcio de la agricultura, como el “padre” de la cerveza, aunque hay indicios que en Babilonia hacían cerveza 8,000 años atrás.  Por supuesto que le debemos las gracias a los monjes, especialmente en Alemania y en Bélgica por la iteración actual de la cerveza.

La cerveza no es más que agua, levadura, malta y lúpulos (hops).  Para llamarse cerveza en Alemania sólo puedo llevar estos ingredientes.

Hay básicamente tres tipos de cervezas: las Lagers (pilsner, dunkel, bock, helles), las Ales (hefeweizen, IPA, stout, wit) y las Lámbicas. Las diferencias están en las formas de fermentar de cada una, las lagers y las ales se fermentan en un tanque cerrado donde el dióxido de carbono creado por la fermentación desplaza el poco oxígeno que queda en el tanque (si quedara mucho oxígeno en el tanque crearía oxigenación lo cual dañaría la cerveza) y las lámbicas se fermentan con los microbios y levaduras en el ambiente (como se hacían en los tiempos de antes, hoy en día estas cervezas se hacen en su mayoría en Bélgica y su pasteurización es más complicada).  Las lagers y las ales se diferencian en la temperatura necesaria para fermentar; las ales se fermentan en la parte superior del tanque y necesitan una temperatura entre 60ºF y 70ºF (15ºC – 21ºC).  Las lagers se fermentan en la parte inferior del tanque y necesitan una temperatura de 40ºF (4ºC), las lagers también necesitan un mayor tiempo de fermentación por lo cual suelen ser más claras que las demás.

Para hacer cerveza en casa se puede conseguir un kit para hacer 5 galones de cerveza que incluyen un garrafón de 7.5 galones, una esclusa de aire (airlock), un tanque para embotellar de 6 galones, una manguera flexible de vinil, un bastón de trasiego (racking cane), un tapador de botellas, grifo de embotellado, termómetro de fermentación y un hidrómetro.  Adicionalmente es bueno tener una olla de 6 galones exclusiva para cocinar (malta y lúpulos), por lo menos 2 cajas de botellas vacías (las oscuras son las mejores ya que son a las que menos luz entra) y un buen desinfectante (la limpieza es de suma importancia).

El proceso es bastante sencillo, poner a hervir agua (algunos empiezan con 1.5 galones agua y otros hasta con 4 galones) y una vez esté hirviendo agregar la malta, retirar del calor y revolver bien.  Se vuelve a poner en el fuego y se le agregan los lúpulos (hay una gran variedad de lúpulos; están los cascade, centennial, liberty, kent goldins, hallertau, saaz, etc.) de acuerdo al tipo de cerveza que se esté haciendo (los lúpulos dan amargura y aroma a la cerveza dependiendo a que momento de la cocción se agreguen; hacia el inicio dan amargura, hacia el final aroma).

A la hora del inicio de ebullición se saca del fuego, se deja enfriar y se mete en el garrafón.  Se  mete en el garrafón, se agrega la levadura, se tapa con la esclusa de aire y se deja fermentando (por lo menos 10 días para las ales, 4 semanas para las lagers o más tiempo dependiendo de la cerveza, por ejemplo hay cervezas que se fermentan con levadura para champaña lo cual les da un mayor porcentaje de alcohol y demoran meses fermentando).  Se embotellan y se dejan dos semanas reposando para carbonizar la cerveza y está lista para disfrutar.

Comentarios

ya conseguimos en Panamá el Aceite de Aguacate?
se puede usar en vez del de oliva para aderezar ensaladas o para vertir un poquito sobre arroz blanco…su sabor es único, realmente diferente y tan saludable porque aumenta los niveles del “buen” colesterol